Tres de Michael Winterbottom

Publicado: febrero 18, 2010 en Culto

Es complejo hablar y reseñar a Winterbottom. Todo su desarrollo como director es una ecléctica carrera que a lo largo de sus trece cintas, ha demostrado que puede abarcar varios géneros con una seriedad absoluta y así hacerse del lugar que ocupa ahora dentro del cine de autor. Es por eso que he decidió hablar de sólo tres de sus mejores trabajos, radicalmente distintos unos a otros, y contando con la propuesta que el director británico ha establecido a lo largo de su carrera que es no repetirse. Parece extraño que The Claim y Código 46 sean del mismo director, pero ahí es donde se encuentra su neutralidad para narrar, ir de la Ciencia Ficción al formalismo humano y así poder crear trabajos tan significantes como 24 Hour Party People o Welcome to Sarajevo. Es importante la definición que se ha creado dentro del cine contemporáneo, que la línea se quiebre y que haya propuestas arriesgadas, sin contemplaciones para los seguidores más aguerridos de su obra, y así lograr una brillante filmografía y varios premios internacionales. La selección de las tres cintas ha sido de una apreciación personal, y se espera generar un interés por ver todo el resto de su obra.

The Butterfly Kiss

Es la contraparte a los modos del deseo.  Aquél­ deseo que se convierta en un acto de venganza contra el mundo, contra el abandono de dios según la protagonista. Y todo sucede en la carretera. Ese lugar donde las películas se llenan de cierto aire de huida y abandono.

El deseo y el erotismo en The Butterfly Kiss alcanzan un nivel de incomodidad similar al de 9 Songs, en donde las escenas explícitas más que buscar la excitación del espectador, buscan dislocarlo mentalmente para que se ponga en las coordenadas psicológicas o sicóticas de los personajes. En la cinta a diferencia de 9 Songs, la clave la tiene el exceso, (de sangre y tragedia) y que opera a la manera de crítica corrosiva de la gente y de las sociedades que se auto consideran buenas.

Esta historia es contada en la voz de Wendy, su amiga, amante y compañera, como un relato. Como desde la resaca de una orgí­a. Como se le habla a un psiquiatra para intentar convencerlo de que en verdad no estamos locos. El film es la rabia incontenible contra todo, que se derrama en víctimas “inocentes” junto a una autopista. Una road movie con aire punk, llena de violencia y ternura, para muchos las versión oscura de Thelma and Louise, y sin olvidar la tremenda actuación de Amanda Plummer, que le ganó un BAFTA como mejor actriz. Aquí comienzan los efectos sociópatas y melómanos de Winterbottom.

Wonderland

Tal vez la cinta de Winterbotton con menos narrativa, casi no hay historia que contar, se trata de dejar fluir a los personajes dentro de su ambiente, dentro de su ciudad y que su vida sea la que suscite sentimientos a quienes se dejan detrás de la pantalla. Me atrevería a decir que es la cinta mejor lograda del director.

Wonderland es de la calle, es la cinematografí­a de Londres y es se puede admirar como estar sentado en la acera. Ver a la gente: adultos que ya no esperan nada más allá de un B-9 para ganar un bingo; la esposa que ya no se acuesta con el esposo; ella que se acuesta con otros que no la van a volver a buscar; la calle lanzando mensajes: aprendiendo, estando solo, sin nadie que te salve, tu padre dormido, tu madre tiene 29 y todavía se rehúsa a convertirse mujer, no hay que culparla. Allá­ afuera van ellos, paseando su soledad en las calles. ¿Qué hay para contar? Ninguna historia. Solamente la vida, sola, de cualquier ciudad, y el nacimiento de Alicia.

Wonderland es un retrato urbano, la agonía de las calles, el mundo ausente, la falta de alguien a donde quiera que mires, la inutilidad de la búsqueda, la autopista como dopping, caminar, montar en bus, follar, dejarse llevar, ir a ver Erarserhead de Lynch , asomarse a lo desconocido entre los millones de vecinos que miran sin ver; el ritmo de un baile, el ritmo de un buen polvo, el primer robo, la misma angustia.

Nuevamente Winterbottom juega con la representación de la realidad, la ciudad se presenta en un tono realista, el café, el parque, las luces de los edificios en la noche, la gente que camina sin rumbo aparente y se siente atrapada, ofuscada por su realidad falsa y turbia. Según cuenta Winterbottom; los lugares donde filmaban eran sitios reales en Londres con la gente que trabaja, la cinta se iba haciendo dentro del ritmo de la ciudad intentando no transformar demasiado lo que ahí sucede. Un ritmo que Winterbottom explora, subrayando la soledad, la melancolía, el desaliento, todos esos lugares habituales de la urbe, que aunque muchas veces son monótonos, también son parte de todos sus habitantes. Una coralidad fantástica, llena de sucesos y anécdotas, transformando la oscuridad y la complejidad de una ciudad como Londres, en un ritmo narrativo que revienta en estructura y ambientación. Puede ser que la película sea un estruendo a las ciudades y el caos, un homenaje a lo urbano, a lo imparable.

24 Hour Party People

La verdadera fiesta audiovisual comienza con música y diversión; todo contado en un tono subjetivo. La película se burla de sí misma. El montaje se discute ante la pantalla, escenas que no deberí­an quedar se insertan porque es bueno que queden y es bueno que el espectador sepa lo que pasa con ellas.

La historia de 24 HourParty People es la historia de un fracaso disparatado, la historia de un proyecto de apoyar la música radical y efervescente que surge desde adentro de una ciudad: Happy Mondays, New Order y Joy Division como parte central. La escena final del grupo sobre la azotea, sin un peso, con la resaca de años de fiesta y drogas, pero ahora sin nada, es el mejor simbolismo de toda la cinta. También se puede ver como una declaración de principios, la terquedad en proyectos disparatados que sólo llevan a la ruina. Pero no es ésta una cinta para sacar lecciones, es más bien para burlarse de aquellos que no creen en esos proyectos.

Aquí­ el cine de Winterbottom alcanza un punto máximo, juega en varios niveles con el espectador, al parecer hay una historia que contar, la música en Manchester desde el punk de los Sex Pistols hasta los raves más undergrounds. Alguien podrá encontrar un inicio, nudo y desenlace. Pero como dijo Godard cuando le aseguraron que hasta sus películas los tenían: “Seguro que sí, pero no necesariamente en ese orden”. Al intentar auto referirse termina por mostrarse absurdamente falsa, lo que le confiere un extraño sentimiento de verosimilitud, porque aunque el entusiasta protagonista lo intente a cada momento, no alcanza a convencernos de que todo eso que sucede allá, no es parte de la realidad; por lo menos de alguna que sea posible en algún lugar de nuestra imaginación.

24 Hour Party People podría ser entonces un falso musi-documental urbano; irónico, cómico y radical. La técnica de Winterbottom consiste en crear un personaje lo suficientemente disparatado que lo permita todo: apariciones repentinas de Dios o algunos de sus enviados navegando en ovnis callejeros. Todo vale, todo puede ser parte de un documental sobre la guerra ideológica de una época en trance, sólo basta que haya alguna realidad que lo sustente y esa realidad puede ser el exceso de sus personajes, apoyado por el exceso del propio director. Todo vale, la basura de la cultura de cada época es el mejor material. El exceso como redención de la personalidad y, de paso, del todo el cine. Es importante añadir que Winterbottom es un gran admirador de la música y a lo largo de sus cintas se puede escuchar el gusto exquisito que ha adquirido a lo largo de su carrera.

Frank Rikovicz

Anuncios
comentarios
  1. Carolina dice:

    Pues definitivamente las 3 son algoq ue hay que ver!

  2. Rhex dice:

    warpola, me gustó esta reseña. Aquí ando de visita, ¿cuál es la del guey de Fantastic Mr. FoX?

  3. Rhex dice:

    me latió esta reseña warpola, ¿cómo se llama el que me dijiste de Mr. Fx?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s