Isabel Coixet

Publicado: enero 19, 2010 en Uncategorized

Es simplista la visión de que el cine arranca trazos de ciertas de novelas, y eso lo demuestra Isabel Coixet: Una de las miradas más intimistas del cine actual. Y hay algo en la visión de ésta mujer catalana que surte efecto, una especie de invariable nostalgia al momento de ver sus películas, un indeleble fundamento de que hay algo más en nosotros mismos, de que nuestros conceptos se funden en la memoria y es ahí donde arranca el sentido de cualquier propuesta sentimental.

Se pueden hacer cintas románticas en la actualidad, pero con romántico me refiero al argumento, a la intención, no a la historia. Y de entre todos los supuestos que hay para desarrollar una buena trama, Coixet sabe agarrar la médula y luego presionarla, tiene algo de delicadeza su manera de arrugar y corromper una forma tan aparentemente simple como un amor perdido en una plataforma petrolífera; será por eso que algunos tachan de minimalista su cine.

Mi vida sin mí (2003) podría ser el altavoz de una línea que permanece. Ann tiene 23 años, dos hijas, un marido desempleado, una madre que odia al mundo, un padre que lleva 10 años en la cárcel, un trabajo como limpiadora nocturna en una universidad a la que nunca podrá asistir durante el día. Vive en una caravana en el jardín de su madre, a las afueras de Vancouver. Esta existencia gris cambia completamente tras el diagnóstico médico de que padece cáncer y que, ya avanzado como está, le dará un poco tiempo de vida. A partir de allí, paradójicamente, Ann descubre el placer de vivir, guiada por un impulso vital: completar una lista de “cosas por hacer antes de morir”. En un principio el argumento puede ser típico, sin embargo, la visión desesperada y el bello resurgimiento, hacen de esta cinta un poema que se levanta y cae y luego se vuelve a levantar como por experimentación narrativa.

La vida secreta de las palabras (2005) Tal vez su cinta más conocida, es esa cordillera de sentimientos y recuerdos, comparada con Lars Von Trier, Coixet logra un ambiente sonámbulo y perfecto dentro de aquella planta petrolífera. Una joven hipoacúsica y solitaria trabaja en una fábrica textil, y el sindicato la insta a tomar vacaciones. En los días de su licencia, y fortuitamente, consigue un trabajo como enfermera en una plataforma petrolífera en alta mar, para cuidar a un trabajador accidentado que ha perdido temporalmente la visión. Entre estos personajes, y los demás trabajadores de la plataforma, se teje la bella vida secreta de las palabras. Aunque casi todo ocurre en la plataforma petrolífera. La cinta es un encanto, es como un hechizo. Salir de la tierra para alimentar visiones y cegueras, el estremecimiento de altamar es constante pero aun así, la invariable carga de belleza y desasosiego están perennes en los personajes.

Coixet ha mantenido una línea de dirección muy concreta. Filmando ella misma, como primera cámara, sus proyectos responden a esa mirada intimista y cercana que pretender emocionar al espectador. Aunque sus filmes son casi siempre de género dramático, su tono detallista la diferencia de otros dramas de carácter más comercial.

Elegy (2008) Inspirada en la novela de Philip Roth “The Dying Animal” ha sido su película más criticada, algunos la amaron otros la odiaron. Y en contexto eso sucede cuando tienes entre manos una novela de los escritores más grandes del siglo. Es una historia de amor entre David Kepesh, un profesor universitario de 62 años, y Consuela Castillo, una de sus jóvenes alumnas cuya belleza le enamorará para siempre. Lo que empieza siendo una obsesión física termina por un amor pasional e inconmensurable. . David Kepesh es conocido por sus instintos más seductores y por su poca tendencia al amor pero todo esto pierde sentido cuando la joven cubana Consuela Castillo se cruza en su camino. Pero con el tiempo los celos y el miedo a la pérdida lo traicionan y la pareja se distancia. Sin superar el tener que estar solo, sin Consuela, David Kepesh se refugia en su profesión. Dos años después y tras afrontar la muerte de su mejor amigo, Consuela aparece en su casa con una petición.

Su última cinta Mapa de los sonidos de Tokio (2009) le valió una nominación al Oscar. Una maravillosa y expectante historia que gira en torno a una joven solitaria de aspecto frágil, Ryu, que lleva una doble vida: de noche trabaja en una lonja de pescado de Tokio y esporádicamente recibe encargos como asesina a sueldo. A su vez, el señor Nagara, cuya hija Midori se ha suicidado recientemente, culpa de ello a David, un hombre de origen español afincado en Tokio que posee un negocio de venta de vinos. Ishida, un empleado del señor Nagara que amaba a Midori en silencio, contrata a Ryu para que asesine a David. Los diálogos y la sensualidad de la cinta recuerdan las novelas de Haruki Murakami, la tempestad de un Tokio ambulante y sórdido. Una historia de amor que para nuestra época, cabe en cualquier sitio.

Salomón Nataniel

Anuncios
comentarios
  1. rhex dice:

    Warpola, te debo una reseña.
    Aquí ando de visita al Cinema.
    Los veré pronto en querétaro,
    un abrazo.

  2. cinepanorama dice:

    De maravilla Rhex, espero esa reseña y estamos en contacto, un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s