Gaspar Noé

Publicado: octubre 20, 2009 en Uncategorized
Gaspar Noé

Gaspar Noé

Siempre ha sido complicado justificar la ultraviolencia dentro del cine, incomodar al espectador y generarle una arcada es un remedio muy efectivo para el director, siempre y cuando no esté haciendo cine gore. Directores como Kubrick, Tarantino, Tinto Brass, y hasta el mismo Mel Gibson, han intentado justificarse de muchas formas distintas: desde una dramatización cristiana, hasta la venganza vista desde el mejor ángulo femenino. A Tarantino le costó mucho trabajo crearse una credibilidad con la crítica y lo mismo pasa con el director de origen argentino Gaspar Noé.

Su cinta más reconocida y con la que tocó la fama en Cannes, es Irreversible, sin embargo, Noé tiene un par de cintas más, incluyendo la más reciente Enter the void, en las que la violencia y el factor terror, son una forma para eludir el efecto del espectador y la historia. En Irreversible la estructura del film es inherentemente moral, porque al presentar la venganza antes de los actos que la inspiran, los espectadores están forzados a asimilarla primero y luego a pensar más profundamente acerca de sus implicaciones.

Algunos han indicado cómo el orden de la película se usa para otros fines junto con el de examinar las implicaciones morales de la venganza. Por ejemplo, el de eliminar cualquier tensión que pudiera provocar desarrollo más usado comúnmente, en que el espectador podría estar preocupado por saber si los protagonistas lograron el éxito o no en su venganza. La escena de violación ha sido criticada duramente por su crudeza y por la mezcla de violencia y sexo. Sin embargo, hay que señalar que Noé eligió deliberadamente mantener estática la cámara durante toda la escena con la intención de evitar que el ataque pudiera tener connotaciones eróticas.

Otro punto de vista sobre el fin del film, es que Noé busca constantemente incomodar al espectador. Ya sea con la música con un dejo de aturdimiento, con los movimientos rotativos continuos de la cámara, con la narración al revés de la historia, o con el origen explícito de sus escenas. Mucha gente toma esto como una ofensa, o un gran defecto de la película, cuando para otros, es simplemente, una forma de narración, distinta y cruda, para contar una realidad mundana.

Su mediometraje Carne, que es la incursión de su trabajo en Cannes y otros festivales, lo llevaron a ser uno de los más intrigados y abruptos directores que se alzan con una escena tremenda y violenta, y que al momento de presentar el conflicto se reafirma que la historia es parte de un momento más, aunque violento y crudo, siempre justificado.

Su filme Solo contra todos (1998) tal vez confirme el hecho de que Noé, al intentar expresar de una forma sangrienta y terrible los actos de un hombre que busca como único objetivo la venganza, se logra justificar. Cada que un título llega barrido desde el lado derecho de la pantalla y suena Ludwing Van y se presiente que algo no va a salir bien o que el desenlace será trágico y abrupto, es que Noé nos reafirma la idea y el ejemplo de lo que la violencia y puede desatar en personajes comunes y aparentemente inteligentes.

También filmó el videoclip de la canción Protège-moi, de la banda Placebo, que fue censurado por su contenido , y el video de la banda francesa Bone Fiction con el tema Insanely Cheerful, en Francia, donde radica actualmente y ha filmado la mayoría de sus películas.

Frank Rikovicz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s