Manoel de Oliveira

Publicado: octubre 6, 2009 en Holy Director
Oliveira

Oliveira

Manoel de Oliveira tiene 101 años y sigue dirigiendo; esto lo vuelve el director activo más viejo de la historia del cine. Su último filme  “Singularidades De Uma Rapariga Loura” (2009) se ha estrenado en el Festival de Venecia y el Festival Indie Lisboa con una acogida tremenda del público. Una cinta exquisita, de un placer cotidiano y una estrecha y firme cámara que atrapa hasta la triste arruga de su protagonista.

En los tiempos del cine mudo, Manoel de Oliveira hizo su primera aparición en pantalla como actor en una película de Rino Lupo, cineasta italiano que forma parte de la historia del cine portugués de los años veinte. Continuó interpretando tras haber hecho sus primeras aproximaciones como director y llegó a obtener un papel relevante en la segunda película sonora rodada en Portugal. Siendo ya director consumado, es rara la vez que no aparece fugazmente en alguno de sus filmes. Con 41 películas rodadas, Manoel ha recorrido varios estilos y varias fórmulas eficientes según la época, hay que recordar que no es lo mismo hacer cine en 1931 que en el 2009.

Pero si hay algo que caracteriza el cine de Oliveira es su teatralidad, su intención dramática que se siente como si una truculenta puesta escena acabara de ser rodada. Una espiritualidad que siempre va acompañada de un fuerte espectáculo, un interminable fondo en el que el hombre es la única esencia del arte. Así ha trabajado Manoel todos estos años, expresando su amor por el cuerpo humano y sus reacciones más puras. Adelantado a los neorrealistas italianos con “Aniki Bobó” logró una introducción importante para el montaje fílmico, se encargó de grabar a las pandillas en Oporto y recuperar algo que Portugal llevaba intentado mostrar desde hacía años.

Siempre acompañado de diálogos profundos y muy bien trabajados, que forman un texto único para el teatro que conforma su cine; planos largos y silencios que en Portugal no existen, falsos silencios con los que trabaja Oliveira, un sonido espectral que abunda en todas sus cintas, una especie de oración que dice todo. Así Manoel de Oliveira es el encargado de hacer que un momento de quietud, se vuelva un momento espiritual, siempre con el ser humano y sus intenciones como primicia. El director más importante que ha dado Portugal también realizó en 2006 un remake de la película de Buñuel “Bella de día” cinta que le valió la Palma de Oro en Cannes; en su continuación Oliveira lleva a los personajes a una salida opcional dentro de su mundo.

Entonces parece que se levanta un telón, un reflector alumbra el escenario y sale el primer personaje, casi siempre femenino. Se escuchan ruidos de aves y un motor a lo lejos, entra una ligera música clásica de fondo y comienza la función.

Michel Dorantes de Malliard

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s