Cronenberg

Publicado: agosto 11, 2009 en Culto

David Cronenberg es para algunos el mayor precursor del horror corporal, el maestro de la nueva carne ¿Cómo se lleva al cuerpo hasta las últimas consecuencias de la infección, la enfermedad, la mutación y la sensibilidad? Cronenberg sabe hacerlo y se interna en una terrible metáfora acerca del hombre y sus usos tecnológicos, sus más profundos miedos y las más terribles pesadillas. Hay en éste director canadiense una idea fija acerca de la ciencia ficción, una línea narrativa que vale la pena explorar para sumergirse en los peores escenarios de la locura y el grotesco.

En sus primeras cintas exploró con el anarquismo científico y nos llevó a terroríficas conclusiones como Shivers o La Mosca. En un desencanto por la sociedad y el cuerpo humano, podemos ver como el hombre se entrega a sus más diversos experimentos para desarrollar lo que en un principio parece objetivo. La ruta final es catastrófica y vengativa, al parecer la naturaleza conjuntada con algo sobrenatural, llevan a que el cuerpo se funda en escenarios psicológicos que alternan con la vida de algún solitario científico. Scanners y Videodrome son ejemplos perfectos para la relación que Cronenberg hace con la mente y la locura de la ciencia del cuerpo.

Después desarrollaría una intensa investigación repleta de elementos conjuntos a la ciencia ficción en Existenz o The Brood, y tal vez su mejor obra Dead Ringers con la fabulosa interpretación de Jeremy Irons. A partir de ahí el experimento más obvio con la mente, el cuerpo y la alteración de lo natural, harían de Cronenberg único director de su género. Se volvería de culto dentro de los más profundos círculos de horror y ciencia ficción.

Un cineasta que se ha mantenido lejos del cine comercial hasta hace poco, cintas como Spider o la adaptación de la novela de William Burroughs, Naked Lunch, cosa que al parecer era imposible de hacer, han hecho de éste director una figura de intensa realización creativa. Trabaja con un sólo director de fotografía, él escribe sus guiones y recibe muchas propuestas de dirección al año; sin embargo se mantiene al margen de sus creencias artísticas.

Sus últimas películas Un Historia Violenta y Promesas del Este, lo han convertido en un narrador más interpersonal, más curandero de la mente de sus personajes pero siempre mostrando un cierto horror corporal, alguna idea terrible de lo que el hombre ha convertido a sus propias ideas y naturalezas. Un director que sabe que es un maestro, ya sea de la carne ó el grotesco, pero no deja espacios en blanco al momento de dirigir sus grandes cintas y mostrarnos que el horror como en su cinta Crash, lo inventamos nosotros mismos buscando algún placer desconocido.

Salomón Nataniel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s