Rainer Werner Fassbinder

Publicado: julio 6, 2009 en Holy Director

El representante más significativo del New German Cinema, el irremediable buscador de identidad, escritor, director, actor y productor, muerto a los 37 años de edad, Fassbinder, es por mucho el mejor director alemán que ha existido. Un hombre completísimo que demostró la capacidad que se tiene para elaborar en una corta carrera, todo un tratado de vida comandado por mujeres. La búsqueda constante, la lucha contra la soledad, la herencia maldita de un amor ó un desamor, el desgaste de vivir, la posguerra alemana, la RAF, los combates internos, el desdoblamiento de un ser, y estos son sólo algunos de los temas que Fassbinder trató a lo largo de sus obras.

Todo este miedo, desesperación y constantes rupturas con cualquier figura convencional, hacen que el cine de Fassbinder sea profundo y estético, de calidad inexplicable ya que el director alemán era un genio de la dirección de escena, metódico y puro al momento de desarrollar un dialogo o un silencio sombrío. Con un manejo de técnica que experimenta con lo que muchos directores de Hollywood harían después: giros de 360 grados, la invocación de colores plásticos alimentados por la misma historia, música de alto riesgo para el contenido político de algunas de sus cintas, y protagonismos puramente femeninos, que adoptaría de la Nouvelle Vague francesa, pero a los que poco tiempo después les pondría su propio sello para así lograr distanciarse de sus influencias y generar una voz propia y poética que lo marcarían durante toda su carrera.

Llevó al cine una de las obra alemanas más importantes del siglo XIX, Effi Brest de Theodor Fontane, habló de las clases sociales y elevó a la burguesía en Ruleta china, los comerciantes en El mercader de las cuatro estaciones, el proletariado en Viaje a la felicidad de Mamá Küsters, el lumpen en El amor es más frío que la muerte, los intelectuales en Satansbraten, los periodistas en La ansiedad de Veronika Voss, los artistas en Lili Marlene, los inmigrantes en Katzelmacher… También retrató los asuntos sociales de más actualidad en su época, como el terrorismo de extrema izquierda de la RAF, en su película La tercera generación. Y adaptó una de las obras más representativas de Jean Genet, su última cinta, Querelle.

Sin embargo películas como Todos nos llamamos Alí, ó las Amargas lágrimas de Petra Von Kant, piezas originalmente escritas para teatro, hicieron de Fassbinder un director ecléctico. En un año con trece lunas ó Desesperación que está basada en una novela de Vladimir Nabokov, encontramos ambigüedad y personajes muy elaborados que buscan y buscan, algo en sí mismos, algo oscuro que se sabe habita dentro, algo que seguramente Fassbinder tenía, una mancha negra que le obligaba a escribir cosas tan maravillosas y que seguramente la única forma de explotarlas era a través de una cámara; un espacio que no se puede llenar, que se queda vacío y que sólo pocos pueden vivir con él, pero poco tiempo, porque no sobra decir que Fassbinder se fue pronto y que de alguna manera toda esa negrura que llegó a sentir, la dejó en un hermoso discurso y en más de 40 películas que le dejan como uno de los mejores directores que hayan existido.

Vale la pena mencionar algunas de la colaboraciones que hizo con Kraftwerk y Roxy Music en algunas de sus cintas, en las que la mezcla de la música y el terrible desencantó de la toma, hacen de las escenas un rico momento en la vida.

Salomón Nataniel


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s